¿Qué hacer si no pagas tu hipoteca?

Aunque ninguno de nosotros quisiera tener que enfrentarse ante la concreción de esta pregunta, es importantísimo saber qué opciones se tienen si se deja de pagar la hipoteca por problemas de liquidez y solvencia financiera. Por los tiempos que corren, con las dificultades que cada ciudadano ha tenido que afrontar a raíz de la crisis económica y del sector inmobiliario, no puede dejar de resultarnos común, y tristemente cotidiano, que existan familias que caen en una situación de impagos y deben aceptar las penosas consecuencias de ese escenario.

Aun así, prever la llegada eventual de ese momento puede ayudarnos a evitar la peor situación e igualmente tener conocimiento de las instancias a las que se puede acudir, nos hace individuos más preparados y con una mayor capacidad de reacción.

Acudir al banco antes de dejar de pagar

Cuando se vislumbra que las dificultades económicas o laborales comienzan a ahogarnos, ennegreciendo el panorama a mediano plazo, es momento de asistir al banco que nos otorgó el préstamo hipotecario. Allí debemos informar sobre la situación que atravesamos, con el fin de buscar plausibles alternativas y soluciones.

Las soluciones más recurrentes en esta instancia son la ampliación del plazo del préstamo (con el que se puede reducir la amortización mensual hasta 25%) o la aplicación de un periodo de carencia total o parcial de capitales. Este último mecanismo consiste en pagarle al banco únicamente los intereses durante un periodo determinado de tiempo.

De no llegar a un acuerdo…

Si no se pudo llegar a un acuerdo con el banco y no se tienen los fondos para pagar, se recibe un aviso de impago y se comienzan a adicionar intereses de demora sobre la amortización ordinaria. Cuando persista la situación por un periodo de seis meses, el banco emprenderá acciones legales para asegurar la ejecución de la garantía del préstamo. Al mismo tiempo, el deudor sería incluido en una lista de morosos.

La subasta del inmueble

Después de haber transcurrido un año y medio desde que el banco emprendiera las acciones judiciales competentes, se pasaría a subastar la vivienda. Será un juez quien determinará la fecha tope para pagar las deudas y de no hacerlo, se tendrá que abandonar el piso, perdiendo los derechos inherentes a la condición de arrendatario.

Pero allí no acaban los problemas, por lo menos no en todos los casos. Si la vivienda es subastada por un valor inferior al total de la deuda hipotecaria (más gastos), el banco puede seguir insistiendo en que se cancele lo que resta de deuda y llegar a embargar las otras posesiones del individuo afectado.

¿Por qué y dónde comprar una vivienda vacacional para alquilar?

Si se quiere incursionar en el lucrativo negocio de los alquileres, es posible que se tenga la vista puesta sobre lugares donde el tipo turístico está en alza. Obviamente, si se toma en consideración que la rentabilidad de este género de inversiones está estrictamente ligada a la tasa de ocupación del bien inmobiliario en cuestión, se llega a la conclusión de que estudiar a fondo la locación de la vivienda es la mejor forma de decantarse a dar el paso. A continuación, presentamos una somera lista de los lugares en donde los pisos turísticos pueden reportar mayor rentabilidad e intentamos aventurarnos a dar una razón para ello.

Pisos, preferiblemente en el centro.

Según los datos aportados por el estudio “El alquiler turístico, un mercado en alza” diseñado por la empresa Fotocasa, la mayor parte de las viviendas que se buscan como alquileres turísticos son pisos emplazados en el centro de las ciudades. Esta situación se debe a la demanda de los turistas por lugares reconfortantes, de fácil comunicación y que les permitan mantenerse cerca de todos los servicios y de las zonas de actividad nocturna.

Distritos beneficiados: Salamanca, Madrid

La compañía Alquiler Seguros señala también que los precios por los cuales se pueden ofertar los alquileres turísticos variarán dependiendo de la ubicación del bien inmueble. Uno de los índices que se tomó en cuenta en este estudio fue la cantidad de noches mensuales en las que el piso debería estar ocupado para ser rentable frente al tipo de alquiler tradicional. De este análisis de mercado se desprende que el distrito de Salamanca está especialmente privilegiado.

En Salamanca, el nivel de ocupación mensual de la vivienda debe oscilar entre 40 o 50% para rendir por sobre el arrendamiento residencial. Es decir, solo son necesarias quince noches de alquiler para que el negocio dé frutos.

La ciudad condal, otro punto de interés

Según estadísticas proporcionadas por la Organización Mundial del Turismo (OMT) solo Cataluña recibiría 25% del turismo neto nacional. Este índice nos ayuda a comprender por qué en Barcelona la ocupación mínima requerida para la rentabilidad es generalmente más baja, siendo de doce días en los mejores distritos. Parece ser que Barcelona tampoco estaría exenta de tener distritos visiblemente malos para el negocio del alquiler turístico, como Horta Guinardó, donde la ocupación debe rondar las veintiún o veinticuatro noches mensuales.

Nuevas tendencias

Áreas relacionadas a la costa, como Alicante o Castellón presentan sus atractivos a los inversores. Esto como consecuencia del perfil del turista extranjero, mayoritariamente proveniente de los países del norte de Europa y que, por ende, viene buscando sol y playas. Está por verse cómo reacciona el mercado ante esto.

Contrata el mejor servicio de luz

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia redactó un documento para ayudar a todos los consumidores en España a conocer qué tipo de tarifa de electricidad les conviene contratar de acuerdo a sus patrones de consumo.

Debes tomar en cuenta los equipos electrónicos que tienes en casa y el uso que les das. También es necesarios identificar tus horarios de consumo. Si, por ejemplo, tu vivienda se encuentra vacía durante las horas del día y el consumo más intenso se realiza por la noche, entonces la modalidad de discriminación horaria es más adecuada para ti.

El español promedio contrata una potencia superior a 3 KW (kilovatios) y menor a 10 KW. La potencia se clasifica en tramos y van desde el inferior a los 3 KW a la superior a 10 KW, esta es una pieza fundamental para concretar el cobro de la factura.

Algunos consejos

-Compara servicios y precios. Existen páginas en internet disponibles para hacerlo; también es una opción pedir asesoría a la Oficina de Información al Consumidor. Si contratas a través de la web, conserva una copia de la oferta y el contrato.

-Si recibes una visita en tu vivienda con una oferta para que cambies de proveedor, no te precipites. Solicita una copia de la propuesta y evalúa si corresponde con lo que te ha explicado el vendedor.

-Lee a detalle las condiciones del contrato que piensas elegir, incluyendo cuál es el procedimiento para introducir un reclamo sobre el servicio. Identifica si el acuerdo implica un compromiso de permanencia que conllevaría penalizaciones económicas en caso de cancelación.

-No entregues datos personales y bancarios al vendedor si no estás realmente seguro de contratar. Recuerda que tienes catorce días para desistir del contrato sin tener que dar explicaciones al proveedor. El vendedor está obligado a informarte sobre el procedimiento a realizarse.

La tendencia de la renta vitalicia inmobiliaria

Una nueva tendencia está creciendo en España, principalmente a las grandes ciudades como Madrid y Barcelona, es la renta vitalicia inmobiliaria. Esta consiste en vender la propiedad de una vivienda a un inversor mientras el dueño mantiene el derecho a utilizar el bien inmueble, en otras palabras la persona que vende la propiedad puede vivir en ella para toda la vida.

Esta iniciativa va destinada a aquellas personas jubiladas que no tienen herederos y que poseen pensiones bajas, esta opción les permitirá gozar de una renta o ingreso extra por el resto de su vida. La renta vitalicia inmobiliaria es una excelente oportunidad de hacer negocios para aquellos inversores con paciencia.

¿Quiénes pueden disfrutar de esto?

Las personas mayores de 65 años de edad son candidatos atractivos para acceder a los beneficios de este sistema. Las inmobiliarias calculan la esperanza de vida de la persona que pone en venta su inmueble por medio de datos estadísticos oficiales (INE) y lo comparan con el 70% del valor total del inmueble, esto quiere decir que la propiedad no se venderá al 100% de su valor, pero se le garantiza al vendedor una renta mensual de por vida.

El comprador se encarga de algunos pagos de impuestos, como por ejemplo el IBI y derramas comunitarias. Los vendedores tienen la opción de transformar sus activos no líquidos en rendimientos mensuales y en caso de incumplimiento de pagos por parte del comprador, podrían recuperar la propiedad de nuevo.

La rentabilidad y el valor final de la vivienda van a depender de los años que viva el vendedor. Para el comprador el nivel de riesgo y de incertidumbre es un poco alto, tanto al alza como a la baja. Esto se debe a que hay casos en que las defunciones se dan a una edades bastante longeva y en otros pueden ocurrir de forma muy prematura. Por esta razón, este tipo de propuestas son más populares en las grandes ciudades, allí las viviendas con buenas ubicaciones siempre son demandadas y mantienen su valor por largos periodos de tiempo.

Gastos que tendrás que considerar al comprar una vivienda

Cuando tomamos la decisión de abalanzarnos a la compraventa de un inmueble, muchas veces olvidamos los gastos extras que este proceso puede suponer para nuestro presupuesto. No solo se trata del gasto final de la casa, sino costes adicionales como podrían ser los porcentajes de impuesto, la tasación, el notario y otros más que pueden surgir en el proceso.

Los expertos siempre recomiendan que al comprar un inmueble, el comprador cuente con al menos 10% del coste final. Así podrá contar con la liquidez necesaria para poder llevar adelante la compra de la casa sin muchos obstáculos. A continuación, te diremos cuáles son los principales gastos que tendrás que costear a la hora de comprar una vivienda.

¿El vendedor o el comprador?

Es común que haya confusiones sobre quién debe llevar la responsabilidad de ciertos costes. Sin embargo, en la ley está estipulado cuál es el marco legal en cuanto a quién debe saldar las cuentas.

Esta vez, el comprador es el que tiene la responsabilidad. A él le corresponde cancelar casi todos los gastos, a excepción de la plusvalía municipal y las escrituras originales (que irán por parte del vendedor). Es importante aclarar que pueden darse cambios en cuanto al reparto mientras esté pactado por ambos, además de estar reflejado en las cláusulas correspondientes.

En general, ¿cuáles son los principales gastos a la hora de comprar una casa?

  1. Notario: el notario se encargará, principalmente, de las escrituras públicas que refieren a la compraventa. Estos tienen tarifas estandarizadas y bajo una normativa estatal. Casi todos los notarios de España manejan los mismos costes por sus servicios. El precio final dependerá del importe del inmueble y este puede variar entre los 600 y 900 euros.

  2. Registro de la propiedad: este servicio es el que inscribe la compraventa en el Registro de la Propiedad. Su precio también está normativizado por la nación y varía entre los 370 y 650 euros (dependiendo del importe del inmueble).

  3. Impuestos: el pago de impuestos tiene diversos costes y procedimientos que dependen enteramente de si la vivienda que estamos comprando es de primera o de segunda. Generalmente, tiene un porcentaje de 10%, pero puede reducirse a 4% de ser una vivienda de protección oficial. También se añadirá el Impuesto por Actos Jurídicos Documentados, así como la plusvalía municipal. Si contratamos un servicio de gestoría, se sumaría al presupuesto.