Quitar manchas de agua en la madera

Hay dos tipos de manchas de agua en la madera: las blancas y las oscuras. Las blancas son producto de la humedad que penetra en el acabado pero no en la madera, mientras que las oscuras aparecen cuando tanto la madera como el acabado han sido afectados. Sin embargo, ambas son removibles. Si el mueble manchado es una antigüedad, consulta primero con un experto. En Fincas Turó te damos algunas recomendaciones para darle una nueva imagen a tus muebles de madera después de ser manchados por el agua.

Manchas blancas

Estas manchas aparecen cuando la humedad no es muy penetrante, por ejemplo, cuando dejamos un vaso húmedo sobre una mesa y deja manchas en forma de anillo. Para esto puedes poner aceite mineral en un trapo y frotar la mancha con él. Déjalo asentar durante la noche y repite si ves que la mancha disminuye.

Si esto no funciona, también puedes frotarla con un solvente suave para cera. Usa guantes y aplícalo en una zona ventilada, déjalo reposar y si la mancha se ha ido pero la superficie se ve pálida, frótala nuevamente. También puedes hacer tu propio solvente con bicarbonato y pasta de dientes en partes iguales. Se aplica con un trapo mojado y luego se remueve con jabón. Esto requerirá que luego apliques una nueva capa de cera a tus muebles.

Manchas oscuras

Las manchas oscuras suelen aparecer en los pisos de madera donde la humedad sale de una maceta o donde hay filtraciones. Puedes removerlas con una lija grano 100, restregando suavemente el acabado en dirección de la veta. Una vez removido el acabado, usa una lija grano 150 en la mancha. Talla la orilla de la mancha con lana de acero número cero. Usa un trapo barniz para quitar todo el polvo ocasionado por la lija y pon varias capas de barniz del mismo color que el original. Remueve las orillas del nuevo barnizado con lana de acero para eliminar el relieve entre el nuevo y el viejo barniz y dale un toque final con cera para madera.

Si la mancha es muy profunda, puedes aplicarle cloro con un cepillo. Déjalo reposar por unas horas para que la mancha se desvanezca hasta quedar casi del color original de la madera. Remueve el cloro con una esponja limpia y agua para que no siga decolorando la madera y aplica vinagre para neutralizarla. Esto evitará que el barniz o la mancha se aclaren más. Deja secar por completo y aplica barniz a la madera. Talla las orillas con lana de acero para quitar el relieve, usa un trapo barniz para quitar el polvo de la lija y encera.

 

Encuentra el inquilino perfecto en cinco pasos

Cuando los inversionistas y propietarios de inmuebles tratan de rentabilizar la adquisición de una casa, siempre se enfrentan a la problemática de encontrar un inquilino que traiga la menor cantidad de problemas o, mejor dicho, que no traiga problemas en absoluto. La fama de los que alquilan pisos puede rondar entre los morosos que no tienen vergüenza de figurar en una lista que los califique como tal, como también los que dejan el piso en deplorables condiciones. No queremos decir con esto que todos los que viven en régimen de alquiler tengan estas conductas irresponsables, sin embargo, es el temor de todo propietario que desea tener ingresos de su propiedad de una forma común.

Te estarás preguntando si eres responsable de los resultados a la hora de escoger un inquilino y te respondemos que en gran medida sí lo eres. Aunque nada te asegura que estás tomando la mejor decisión, existen medidas preventivas para eludir los inquilinos desastrosos. A continuación, te daremos cinco pasos para que te acerques al inquilino perfecto.

Identifica a tu potencial inquilino y atráelo de la manera correcta

Primero que nada, debes tener claro en tu cabeza cómo es el inquilino perfecto que deseas para tu piso. Tener sus características en perspectiva hará que puedas diseñar un anuncio con información clara y precisa, así atraerás a la persona con las cualidades que esperas y no perderás más tiempo del necesario.

Asegúrate de su estabilidad laboral

Para que puedas gozar del dinero del alquiler, debes asegurarte de que tu inquilino pagará en fechas concretas. En gran medida, esto lo dará un contrato laboral indefinido o un puesto fijo. Si no lo tiene, es importante que pueda demostrar su solvencia económica con movimientos bancarios.

Recurre a tu intuición en el primer encuentro

No todo es cobrar, ni pedir avales bancarios, es necesario que también te tomes el tiempo de conocerlo personalmente y tengas una primera impresión del potencial inquilino. Con su lenguaje corporal y verbal, aunado a su actitud, podrás preguntarle a tu intuición si le ha dado el visto bueno.

Investiga su reputación como pagador y como inquilino

Si es posible, puedes investigar cuál ha sido su comportamiento ante las deudas y con los propietarios de su anterior proceso de arrendamiento.

Estudia la posibilidad de contratar un seguro de alquiler

Para la protección de tu inmueble y el amparo de tus derechos como propietario, puedes estudiar la posibilidad de contratar un seguro de alquiler. Estos te cubrirán en circunstancias de impago, vandalismo al inmueble y hasta los gastos de un abogado en el caso de que surjan problemas.

Cómo alargar la vida útil del frigorífico

El frigorífico es uno de los electrodomésticos más importantes de nuestro hogar, además de ser uno de los pocos que se encuentra funcionando todo el tiempo. Como todos los aparatos eléctricos, tiene una vida útil programada, la suya varía entre diez a dieciséis años, dependiendo del uso y el cuidado que le demos. Para alargar su vida útil y evitar que se averíe, es fundamental realizar mantenimiento y limpiezas periódicas, así como descongelarlo de vez en cuando.

Lugar adecuado

Lo recomendable es ubicarlo alejado de las fuentes de calor de la cocina, como el horno o la estufa. Al ser un aparato eléctrico, también es aconsejable alejarlo de las zonas donde hay agua como fregaderos y lavadoras. La mejor opción es en una esquina de la habitación, sin encajonarlo, pero que no perturbe con el resto de la disposición. Es importante que entre la parte trasera y el frigorífico exista una distancia de unos 10 centímetros para que el refrigerador pueda respirar.

Organización estratégica

Los alimentos deben estar separados de la pared del refrigerador por al menos unos tres centímetros, de esta forma el frío de la nevera se reparte por igual entre ellos. También es importante no obstruir las salidas de aire del mismo, pues esto produce serios problemas en sus componentes técnicos. Lo más recomendable es no abarrotarlo de alimentos.

Nivelación

Utiliza un nivel de carpintero para ajustar las patas hasta que la burbuja de nivelación esté centrada. Si el refrigerador está desnivelado, es posible que la puerta no cierre herméticamente, provocando vibraciones que desgastan y dañan el motor del aparato. Un refrigerador mal cerrado también conlleva a alimentos mal conservados.

Temperatura idónea

Un frigorífico no conserva mejor los alimentos solo por estar más frío. Según su capacidad, poseen temperaturas idóneas que generalmente giran alrededor de los 3˚C o 4˚C. La temperatura puede disminuirse un grado si el refrigerador está muy lleno. Por su parte, el congelador debe estar entre los -15˚C y los -18˚C. Por debajo de esta temperatura, el consumo energético empieza a aumentar desorbitadamente: alrededor de 5% por cada grado.

Puertas bien selladas

Que las puertas se cierren herméticamente es esencial para el correcto funcionamiento del refrigerador. Para comprobar si están bien selladas, basta con tomar un papel o un billete y pisarlo con la puerta. Si cuesta sacarlo, es porque la ventosa funciona correctamente. Realiza este proceso por varias zonas de la puerta, y si en alguna de ellas el papel sale con facilidad, es momento de cambiar las juntas.

 

5 preguntas claves para encontrar un agente inmobiliario

Entre los propietarios que están ansiosos por vender su inmueble siempre reluce la pregunta de cuál es la mejor opción: ¿vender como particular o vender a través de un agente inmobiliario? Cada persona tendrá una opinión personal sobre esta temática, guiados por su experiencia, comentarios próximos o sentido común. No obstante, vale la pena resaltar que la venta de una casa es una decisión sumamente importante y que estaría mejor en manos de profesionales que puedan diseñar y llevar a cabo un proceso exitoso de compraventa. Estos agentes disponen del tiempo para mostrar el piso a potenciales compradores y cuentan con el conocimiento sobre el ámbito legal que concierne a nuestra venta, además pueden corroborar solvencias económicas y lograr tratos justos. Aquí te daremos cinco preguntas claves para que encuentres al agente inmobiliario ideal.

¿Qué tipo de servicio te ofrece?

La primera pregunta que debes responderte es si “ese” agente inmobiliario podrá ofrecerte un servicio completo e integral. No solo deberá mostrar la vivienda, sino tasarla y tener conocimiento sobre los temas legales concernientes a la compraventa.

¿Qué armas de marketing utiliza?

En un mundo de competencias rigurosas, es importante que los vendedores tengan al alcance herramientas de marketing. A partir de esa creatividad, podrá atraer a compradores potenciales. ¿Te está ofreciendo algún servicio como el HomeStaging o te está dando alguna propuesta para revalorizar o atraer a más compradores?

¿Es un trabajador transparente?

En sus interacciones y hurgando su reputación, podrías alcanzar a ver si es un trabajador que se mueve desde la transparencia y la honestidad. Fíjate en cómo responde tus preguntas, cuán seguro es al ofrecer sus servicios y su credibilidad y sobre todo busca referentes que te cuenten sobre sus éxitos recientes a la hora de vender.

¿Cómo es su capacidad de negociación?

Para tener una idea de cómo es su capacidad de negociación, pídele que deje claro sus estrategias de venta, así como los porcentajes de comisiones y honorarios.

¿Tres meses de prueba?

Para que no te lances a un abismo a ciegas, es importante que tomes en cuenta un tiempo prudente de prueba para el potencial agente inmobiliario. Si en tres meses no ves avances significativos en la venta de tu casa, podrás optar por otro que sí de la talla.

En Fincas Turó contamos con un equipo de agentes inmobiliarios adecuados para ayudarte a solventar o responder dudas con respecto a cualquier servicio inmobiliario que desees realizar.

Tips útiles para ahorrar en agua y calefacción

Además de evitar el despilfarro de recursos en nuestro hogar con el fin de generarnos un ahorro en la factura de luz, también se trata de tomar conciencia y causar un menor impacto al medio ambiente tomando algunas medidas, respecto al uso del agua y la calefacción, que a continuación compartimos.

Agua

1. ¿Sabías que un grifo mal cerrado supone hasta 10% del consumo diario? Si has pensado en cambiarlos elige los monomandos, ya que estos te pueden ayudar a ahorrar hasta 50% en agua y además no gotean. También podemos colocar en los grifos reductores de caudal.

2. Al preferir la ducha en vez de la bañera, podemos consumir hasta cuatro veces menos cantidad de agua, llegando a ahorrar así más de 150 litros.

3. Otro método eficaz para ahorrar es no dejar correr el agua durante actividades como el cepillado de dientes o al afeitarse. Con estas sencillas medidas podemos ahorrar hasta 10 litros de agua.

Calefacción

1. Hay que tomar en consideración que por cada grado que aumentamos la temperatura se consume 7% más de energía. La temperatura de 21ºC es suficiente para mantener el calor dentro de la vivienda durante el día y nos ayudará a ahorrar gran cantidad de energía.

2. Es aconsejable colocar termostatos programables o válvulas termostáticas en los radiadores, esto ayudará a reducir el consumo energético entre 8 y 13%.

3. Al usar el calefactor, es importante cerrar ventanas y cortinas para evitar la pérdida de calor.

4. La ubicación apropiada también incidirá en el ahorro de energía. En el caso de los radiadores, la ubicación más recomendable es debajo de las ventanas, haciendo coincidir el largo del radiador con el de la ventana, así se conseguirá una mejor difusión de calor, lo cual repercutirá en un uso eficiente de energía y el correspondiente ahorro.